LITERATURA ARGENTINA E IDIOSINCRASIA 1A.ED

$1.173

VERDEVOYE, PAUL
LITERATURA ARGENTINA E IDIOSINCRASIA 1A.ED
CORREGIDOR

Páginas: 544
Formato: 16*23
Precio: $ 1173.00
Peso: 0.72 kgs.
ISBN: 950-05-1434-6

Paul Verdevoye fue uno de los hispanistas franceses más importantes del siglo XX y su temprana relación con la Argentina hizo de él un preclaro argentinista. Su brillante trayectoria se desarrolló en universidades francesas y en centros académicos de Europa y América, especialmente en la Sorbona, donde se doctoró en 1964 con una tesis dedicada a Domingo Faustino Sarmiento, y en 1980 le fue conferido el de Profesor Emérito (Universidad de Paris Iii - Sorbonne Nouvelle). El argentinismo de Verdevoye fue mucho más allá de su extraordinaria erudición y de su insólita capacidad de analizar los matices de un texto olvidado. Sin dejarnos deslizar por el tobogán de la retórica, podemos afirmar que en Argentina encontró inesperado material para sus estudios, nutridos por la avia de nuestra sociedad, de su historia y de su lengua. El año de su llegada a esta tierra como profesor de literatura francesa en la Facultad de Filosofía y Letras de Rosario marcó en la vida del joven Paul un punto de inflexión que sería irreversible. Durante el dictado de ese curso se produjo un encuentro que le entregaría el amor, el compañerismo, la amistad y el diálogo inteligente de Sofia Rosenstein, quien lo acompañaría durante medio siglo, hasta la muerte del maestro, acaecida el 1.° de noviembre de 2001, en Buenos Aires. Verdevoye desembarco en nuestra ciudad el 1 de mayo de 1950. No sabemos si el azar existe, pero el barco que lo trajo desde Francia se llamaba Campana. Escuchemos su comentario: "Un ejemplo más de las vueltas del destino. Muchos años después -en fin, no tantos, descifre el mensaje oculto. Sólo con cambiar el sexo del nombre del barco, no significaba que el viajero que era yo iba a oir otra campana, distinta de la del Sacré-Coeur de Montmartre, cerca de la casa de mis abuelos donde naci, distinta asimismo de todas las que habia escuchado en España y Francia, que eran los únicos paises que conocla en ese entonces? Y escuché estas nuevas campanas con el prurito de saber con qué metal las habían forjado. En algunos libros traté de dar forma a los ecos que me llegaban desde las personas, los monumentos, los paisajes. Por curiosidad -entiendo la curiosidad como una suerte de afecto-, y sin duda alguna influido por mi formación universitaria, quise investigar en bibliotecas y archivos el pasado de un país que iba ocupando casi todo el espacio de mi presente. Mirando el recorrido de medio siglo, ahora sucumbo a la tentación de juntar en otro libro unos estudios y ensayos míos, inéditos algunos y otros dispersos en revistas, homenajes y trabajos colectivos".