Ricardo Halac

Nace en Buenos Aires el 13 de mayo de 1935, y desde muy joven se dedica al teatro.

A los veinte años obtiene una beca del Instituto Goethe que le permite pasar un año en Berlín conociendo a fondo el teatro de Bertolt Brecht, uno de sus maestros. Soledad para cuatro, estrenada en 1961, fue saludada por la crítica como la aparición de un nuevo autor. Estrenos siguientes de jóvenes autores, permitieron diseñar lo que hoy se conoce en teatro como la generación del ’60, de la que Halac es uno de sus mayores representantes.

Los estrenos siguientes fueron paralelos a sus trabajos en televisión, otra de las pasiones a las que se dedicó. Halac descolló en lo que se conoce como el unitario de TV, pequeñas obras de teatro de una hora u hora y media, críticas de la realidad, y que tuvieron gran audiencia y resonancia hasta su extinción, hace pocos años, debido a la comercialización del medio audiovisual. Algunos de estos ciclos, como Historias de Jóvenes, La Noche de los Grandes, Compromiso y Yo fui testigo (una mezcla de ficción y documental), le permitieron ganar dos veces, en 1975 y 1987, el Martín Fierro como mejor autor, máximo galardón de la pantalla chica en la Argentina.

Varias de sus primeras piezas, como Segundo Tiempo y El Destete fueron premiadas y representadas en el exterior. La primera de ellas tuvo una temporada en Nueva York en inglés. En 1981, bajo la dictadura militar, formó parte del grupo que ideó Teatro Abierto, una protesta de autores, directores y actores contra la dictadura. Hubo nuevas ediciones de este evento en 1982 y 1983, y para este ciclo Ricardo Halac escribió algunas de sus mejores piezas. Bajo la democracia su labor se extendió a la función pública. De 1981 a 1983 fue sucesivamente Director Nacional de Teatro y director del Teatro Nacional Cervantes. Otras de sus pasiones son el periodismo, la poesía y la filosofía. Actualmente escribe ficciones humorísticas para La Nación. En 1994 estrenó en el Teatro Municipal San Martín Mil Años, Un Día, que le valió el premio María Guerrero. En 1999 se conoció Frida Kahlo, la pasión, y en junio de 2000 se estrenó Metejón, una tragedia con música y coreografía de tango.

Ricardo Halac vive en Buenos Aires y tiene varios proyectos teatrales en preparación.

Ver libros de Ricardo Halac